BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare


Deja un comentario

#YotambiénSoyVíctimaDelEI



Hace unos días, 21 cristianos coptos fueron decapitados por lo yihadistas del Estado Islámico. Su pecado: ser cristianos. Masacre, tragedia, desgracia… Son muchos los calificativos que se han utilizado en la prensa para describir este acto de unos cuantos, y cada vez más, locos integristas. Pero creo que ninguno de ellos da con la clave. Existen palabras, muchas palabras para explicar la fatalidad. El problema es que son tantas las atrocidades del EI que las palabras se agotan, pierden su valor. 


Muy pocos periódicos dedicaron su principal noticia de la portada a la muerte de los 21 coptos. ¿Por qué? ¿Nos estamos acostumbrando al terror del sunismo radical? ¿Egipto, al no ser Europa tiene menos importancia? Ante lo único que tengo que decir es que #YoSoyCopto o mejor dicho #YotambiénSoyVictimadelEI.



El EI es una escisión de Al qaeda. Es hijo de Al qaeda. Y el hijo ha hecho casi bueno al padre. Estamos ante una barbarie constante. Todos los días hay atentados. Las crucifixiones han sido recuperadas de la Edad Media. Se entierran vivos a los yasidíes. Se venden a mujeres y  a niños como si de cosas se tratasen. No se permite escuchar música en las casas. Las mujeres no pueden conducir ni recibir educación. Y si salen a la calle únicamente pueden mostrar su rostro. En definitiva la Sharia en toda regla. La ley islámica radical aplicada al pie de la letra.


No nos podemos acostumbrar ante el terror. La indiferencia no puede ganar. Es hora de tomar decisiones. El pacto antiterrorista fue un buen paso, pero hay que ir más allá. Es totalmente imprescindible actuar en estos territorios para ayudar a todas esas personas que sufren segundo a segundo las acciones de estos miserables. Y lar armas no son el único medio, crear una sociedad civil fuerte es imprescindible para labrar una democracia.


No nos olvidemos de ellos. Todos somos sus víctimas.  


2 comentarios

Sopa de letras ante las elecciones europeas

El paro por las nubes, la corrupción sigue manchando los periódicos día sí y día también, demasiadas familias no llegan a fin de mes, Artur Mas parece no poner límites a la ilegítima petición de independencia, Bolinaga en la calle… Muchos son los asuntos que preocupan a los españoles, y por desgracia todos ellos sin falta de razón. El gobierno liderado por Mariano Rajoy se presentó a las elecciones generales de 2010 con un programa, para muchos, ilusionante del que por decepción de otros tantos difícilmente podremos encontrar alguna promesa cumplida. Se quedó en simples palabras. Y como no, las palabras se las llevo el viento.

“Bajaremos los impuestos” decían, y 41 impuestos subieron, “despolitizaremos la justicia” y siguen nombrando a dedo a los miembros del Consejo Superior de Justicia, “las pensiones no se tocan” y los pensionistas perdieron poder adquisitivo…

El PSOE tampoco se libra. No olvidemos como Zapatero nos negó la crisis como sí fuéramos idiotas, además este partido se encuentra con una crisis de identidad enorme. Por la mañana es nacionalista, por la tarde federalista y por la noche, si hay suerte democrático y algo patriótico. Es increíble como un partido nacional pueda estar tan acomplejado de su cuarta sigla: ESPAÑOL. Pero los complejos no se quedan ahí, difícilmente veremos condenar al PSOE los ataques de la extrema izquierda…

Con estas líneas no quiero deprimir más a la gente de lo que pueda estar, sino que quiero dejar constancia de la gran crisis que estamos viviendo. Una crisis con una doble vertiente: económica e institucional. De la crisis económica con tiempo e inercia acabaremos saliendo pero de la desafección de los ciudadanos a la clase política y a las instituciones del Estado necesitaremos tiempo y trabajo, mucho trabajo.

Imagen

Como consecuencia directa de esta crisis estamos ante una nueva sopa de letras. Vox, Podemos, UPyD, Movimiento Ciudadano, Partido X, P-LIB, Impulso Social… Todos estos nuevos partidos, unos más que otros, tienen en común un mismo ADN y este no es otro que el de la regeneración. Decenas y decenas de partidos políticos se presentaron a las primeras elecciones democráticas de la historia de España y ahora el registro de partidos políticos del ministerio del interior se llena de solicitudes. De los 4.000 partidos políticos que hay en la actualidad, más de setecientos han sido creados en los últimos tres años.
El bipartidismo ha estado prácticamente siempre presente en nuestra joven democracia. Alguna que otra vez se cuela Izquierda Unida y otras UPyD pero siempre son simples excepciones. Quizás haya llegado el momento en el que el bipartidismo se transforme en 4, 5, 6 o más partidos discutiéndose el poder.

Un buen momento para demostrarlo son las elecciones europeas que se celebran el 25 de mayo. En estos comicios solo hay una única circunscripción, todos los votos se contabilizan igual, lo que conlleva que favorezcan a los nuevos partidos. Además en las elecciones europeas las personas no realizan su voto pensando en la utilidad que pudiera tener, sino que votan al partido con el que más identificados se sientan. Es decir no votan “para que no gane el otro” como se suele realizar en nuestro país.
Las europeas del 25 de mayo pueden suponer un gran trampolín a la fama y a la vida pública para todos los partidos que consigan representación. No olvidemos que las autónomas y municipales se realizarán apenas un año después. ¿Estamos ante el principio del fin del bipartidismo?

Estos nuevos partidos son aire de regeneración. Nuevas políticas, nuevas caras, nuevas ideas. Demosles una oportunidad.

 

 

 

 

 

 

 

FDO: Jaime Zaera Espinós


Deja un comentario

De la trinchera al escaño ¿sin pagar?

El Gobierno colombiano y los gerifaltes de las FARC negociaron durante la anterior semana en la Habana, entre puro y puro, un acuerdo de paz que lleva ya casi un año de vida. El pasado miércoles, les tocó hablar sobre un tema algo delicado: el cambio de las trincheras a los escaños parlamentarios. Pasar de guerreros a políticos; de villanos a “héroes”.

FARC_0Los guerrilleros quieren abandonar la vida nómada dentro de la selva y prefieren dirigir partidos políticos opositores y, con ello, reinsertase en la sociedad. Defender sus ideales en los parlamentos y no en el Amazonas. Al presidente de este país sudamericano, Juan Manuel Santos, se le antoja una oportunidad sin precedentes para acabar con la principal causa del terrorismo en el país. Y todo esto a menos de un año de las elecciones presidenciales.

Toda negociación de paz es bien recibida, pero ¿pagarán los terroristas por las muertes causadas? ¿Por los daños realizados? Uno de los próximos puntos de esta negociación trata sobre el resarcimiento a las víctimas, las disculpas en público y el pago por sus atrocidades. Esta cuestión resulta bastante desagradable para el grupo armado. Queda claro que ninguno de ellos cambiará su anterior vida por la cárcel. O luchar o vivir en paz, no hay término medio.

Son estos acontecimientos los que me recuerdan precisamente a lo ocurrido en España hace dos años con el Gobierno de Zapatero y ETA. Sí, eso de que los terroristas abandonaran la lucha armada y se pasaran todos a la política, como si ella fuera su vocación natal. Y ahí acabó todo, sin disculpa alguna, ni armas devueltas ¿recuerdan?

francisco-pena-eta-2El gran error que hay en las negociaciones que se produjeron en España y las que se están llevando a cabo en La Habana es la no participación de las víctimas. Personas que, por desgracia, pagarán una condena irrevocable para el resto de sus vidas. Es vergonzoso que se plantee antes el cómo vivirán los terroristas después de firmar la paz que el cómo estos últimos pedirán perdón a cada familiar de las personas asesinadas. Si es que al final lo hacen, claro.

Entonces, ¿podemos hablar de que a Santos, como le pasó a nuestro Don José Luis en su momento, le interesa una negociación de paz a toda costa únicamente por razones políticas?

Fdo: Álvaro Navarro Sotillos


Deja un comentario

Una historia de amor y dolor

El menosprecio injustificado y ridículo que se ejerce sobre el factor de la intriga por cierto sector del público podría hacer que este largometraje pasase desapercibido para el espectador con complejo de trascendencia intelectual. Todo ocurriría, todo hay que decirlo, de una manera plenamente injusta pues conforma uno de las cintas más interesantes del año.

“Prisioneros” es un thriller embriagador, potente y con mucho estilo. Nos llega de la mano del director canadiense Denis Villeneuve (conocido por el desgarrador Incendies)
y su trabajo se nota. El franco parlante toma un argumento de una originalidad escasa (como es el secuestro de unas niñas) y de la mano de Aaron Guzikowski y su espectacular guión hace que merezca la pena pagar el elevadísimo precio de las entradas.

46491_prisioneros

Durante algo más de dos horas se nos llenará la cabeza de inquietantes falsos culpables, violencia y caminos sin salida. La intensidad dramática, que no decae en ningún momento, provocara que los espectadores aficionados a los misterios pongan a funcionar sin descanso sus “células grises” como diría Poirot.

Los parajes americanos donde se desarrolla la acción sumados a la continua lluvia, elemento sumamente incondicional en las películas del género, nos ponen en situación desde el minuto uno. Se nota la mano del nominadísimo director de fotografía Roger Deakins (No es país para viejos, Una mente maravillosa).

46478_prisioneros

Las monumentales interpretaciones de Gyllenhaal y Jackman completan el círculo. El primero encarna la figura del policía encargado del caso. Con el pelo engominado, las camisas bien abotonadas y numerosos tatuajes, un Gyllenhaal eléctrico y potente verá como su personaje va incrustándose en la vida de estas dos familias. El mismo actor se refería así a su interpretación:

“Hablé mucho con Denis sobre mi personaje y su relación con el de Hugh Jackman. El sujeto era muy sensible: la desaparición de dos niñas pequeñas y el impacto en sus padres, en sus madres, en las familias que les rodean. Mi personaje es alguien al que no puedes identificar a primera vista: te despistan los tatuajes, el anillo, su forma de moverse, como si supiera mucho más de lo que realmente dice. Nunca se desvela –y no voy a hacerlo ahora- el origen de todo eso, pero puedes imaginarte que el tipo no ha tenido una vida sencilla y que si le acercas demasiado una cerilla puede explotarte en la cara. Puedes imaginar que él mismo ha visitado el sistema penitenciario pero que de algún modo ha salido de ahí y está en el otro lado, el de la justicia. Todo eso está ahí, e intuyes muchísimas cosas: dicen que el diablo está en los detalles y me gustó mucho hacer ese ejercicio de imaginarme de dónde salía este hombre, que había hecho antes de ser policía, cuál era su auténtico motor, más allá de su placa. Esa ambigüedad era en realidad lo más atractivo”.

En Hugh Jackman es dónde realmente se plasma la idea que quiere transmitirnos el director mediante esta historia que no es otra que ver hasta dónde pueden llegar las personas en situaciones límite. El australiano llegó incluso a reducir sustancialmente sus horas de sueño para meterse más en el papel, lógico teniendo en cuenta que el personaje que encarna considera dormir como “fallar” a su hija. Un rotundo y seguro Jackman nos demostrará lo que es capaz de hacer el amor paterno.

En definitiva, una película de muy alta calidad que les hará pasar un buen rato.

C.P.


Deja un comentario

Espejismo democrático en Egipto

Mientras leo en periódicos digitales y en las redes sociales las abrumadoras cifras de fallecidos caídos antes de ayer en las calles de El Cairo -además de aterrorizarme y aborrecer dicha catástrofe-, recuerdo un artículo que publiqué en esta revista digital -“Brain Storming News”- en noviembre del año pasado. Hablaba de la tregua, a mi parecer endeble, acordada entre israelíes y palestinos.

Además de escribir sobre este interminable contencioso, alabé la decisiva mediación egipcia en ella misma. Mursi puso mucho de su parte para que se hiciera posible. En aquel momento, la actuación en el exterior realizado por Mursi era respetable, pero en el plano interior era radicalmente distinto. Desde que subió al poder -por vía democrática, no hay que olvidarlo-, el presidente egipcio se dedicó a adueñarse de las Cámaras y Asambleas del país a base de “decretazos”. A causa de ello, se produjo un gran número de protestas por todo el país y cobró importancia simbólica la toma, por parte de los contrarios al Gobierno, de la Plaza de Tahrir. Luego, la policía trabajó en su desalojo utilizando gases lacrimógenos y demás herramientas nada pacíficas. Terminé el artículo preguntando “¿irá a más esta revuelta?”.

¿Iría a más aquella revuelta? Con cada paso que daba el presidente Mursi, el sueño de una democracia duradera en Egipto se iba disipando. Estaba claro que si este hombre seguía actuando de forma tan dictatorial y autoritaria, la situación interna acabaría muy mal. La población egipcia, no seguidores de los Hermanos Musulmanes, terminó hasta la coronilla del presidente y de su legitimidad para hacer lo que le viniese en gana con el país. Y como casi siempre acaba sucediendo, a cada cerdo le llega su San Martín, tópico que se recalca bien con el golpe de estado del pasado 30 de julio a manos del General Abdel Fatah al Sisi. Vamos, algo parecido a lo que pasó hace más de dos años en ese mismo lugar.

1376558347_899087_1376564532_album_normalSiento verdadera lástima por aquellas personas que fallecieron el pasado “miércoles de sangre” a manos de la policía y demás matones -he leído que francotiradores se apostaban en los tejados y empezaban a disparar a tocateja-. Me puedo imaginar la cara de todas aquellas personas que pensaban que, tras derrocar a Mubarak y pasar página dejando atrás décadas y décadas de dictaduras, creían haber obtenido al fin la democracia. Para ellos era un logro, fruto de la famosa Primavera árabe, del que se sentían tremendamente orgullosos. No les faltaba modelos a seguir para realizar una transición a la democracia de forma pacífica, como pueden ser la española en el 78 y la sudafricana en el 94.

En cambio, lo que ha conseguido la “democracia” egipcia hasta la fecha es dividir y rivalizar a la población entre sí. Con cada bofetada que el Gobierno de a los manifestantes, con cada mezquita o iglesia que se queme, con cada bala que vacíe de vida a un egipcio, más serán los motivos para que cualquier ciudadano, disgusto con el presente panorama, se levante dispuesto a empuñar un arma. Y así se forma el perfecto casus belli para una guerra civil que enfrentará a vecino contra vecino. No habrán ocurrido cosas así en nuestro país a lo largo de la historia…

Lo que sé de sobra es que la población tuvo la oportunidad de cambiar su devenir y empezar de cero, pero lo han desaprovechado. La única democracia que se le pasó por la cabeza fue en forma de espejismo, como le ocurre a un moribundo en pleno desierto, que corre sediento en busca de agua y no encuentra más que arena y un trozo disecado de palmera.

Álvaro Navarro Sotillos


Deja un comentario

El alcohol y la “vida padre” de los políticos

No parece ser suficiente, para la población española, conocer las faraónicas sumas de dinero que cobran los políticos en este país para ahora saber a qué precio están los cafés, tés, aperitivos y toda clase de gastronomía que se sirve en las cafeterías emplazadas dentro del Congreso de los Diputados. Y estos precios no se caracterizan por ser altos, precisamente.

ImagenNo sé si este edificio, situado en la calle Floridablanca de Madrid, está dotado jurídicamente de una situación parecida a la de un paraíso fiscal. Pues el precio de un “gin-tonic” es totalmente diferente al precio de otro mismo “gin-tonic” servido en otro bar de cualquier parte del país. En el Congreso, una bebida de estas cuesta 3,45€ y en otro establecimiento de Madrid, rondaría entre los 6 y 8 euros. Si mal no recuerdo.

Ayer mismo, mediante el consenso unánime de los políticos,  decidieron quitar la subvención a las bebidas destiladas en los establecimientos del Congreso de los Diputados. Eso sí, la cerveza, la copa de Rioja, el refresco y el menú “desayuno de crisis” seguirán siendo igual de baratos. ¡Que no me lo toquen!, diría Rajoy disgustado.

Dudo qué es lo que me parece más lamentable: que un político page menos por un Rioja que un ciudadano de a pie o que se permita servir bebidas alcohólicas destiladas en el Congreso de los Diputados. Me puedo imaginar la cara que se le pondría a un directivo si ve a uno de sus empleados degustar un “ron-cola” entre horas de trabajo en la cafetería de su oficina. Aunque en el caso de los políticos quizás sea un poco diferente. Me explico:

Considero a la política española como la compañía de más importancia de este país. Es una empresa que se llama “España” y todos pagamos para mantenerla a flote. Me parece de un altísimo grado de sinvergüencería saber que nuestros representantes se toman, entre pleno y pleno, una copa llena de alcohol. Seguro que alguno de ellos, en vez de dejarse la voz y los sesos en cada reunión en el Congreso, se deja los codos en la barra de una de estas cafeterías. Mostrando una falta de respeto plena ante los ciudadanos que en él confían.

Señores políticos, ¡basta ya de pegarse la “vida padre”!

 

 

Fdo: Álvaro Navarro Sotillos


1 comentario

8 de mayo: Día Internacional de la Cruz Roja de Henry Dunant

Hoy, 8 de mayo, hay que conmemorar una fecha sumamente importante para la humanización de nuestro mundo. Hace 185 años, nació en Ginebra Jean Henry Dunant, fundador principal del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Más conocido por el nombre de Cruz Roja.

ImagenHenry Dunant: filántropo, humanista y hombre de negocios suizo. A sus veintinueve años, tuvo el infortunio de viajar al pueblo italiano de Solferino y coincidir con una cruenta batalla entre tropas austriacas (al mando del Emperador Francisco José I de Austria) y franco-piamontesas (comandadas por el Rey de Piamonte, Víctor Manuel II) . Se trataba de un conflicto correspondiente a la Guerra de Unificación italiana.

Durante la batalla, Dunant apreció cómo miles de hombres se quedaban en medio del terreno, heridos y jadeando de dolor. Entonces, pidió ayuda a la población civil de Solferino para auxiliar a los maltrechos combatientes. Comprando los medicamentos necesarios y montando campañas hospitalarias improvisadas, se salvó a muchas vidas en ese caótico lance. Años más tarde, Henry escribió esas memorias en su libro “Recuerdos de Solferino” y este acontecimiento fue causa de la posterior creación de la Cruz Roja.

Difundió su idea por muchos países europeos. A Gustave Moyner, Presidente de la Sociedad Ginebrina para el Bienestar Público, le interesó en demasía esa propuesta y, junto con otras tres personas más, fundaron el Comité Internacional de la Cruz Roja el 17 de febrero de 1863. El sueño de Dunant ya tenía forma.

Este Comité tuvo vital importancia en el Convenio de Ginebra, celebrado el 28 de agosto de 1864, cuyo objetivo principal consistía en reforzar el Derecho Internacional Humanitario. Aunque el crecimiento de este movimiento fuese espectacular, no significaba que no hubiese conflictos internos. Henry Dunant y Moynier tuvieron varios enfrentamientos y disputas. Como consecuencia, Dunant ocupó puestos secundarios en ciertas ocasiones.

Cierto es, que Henry Dunant perdió nombradía años adelante. Pero fue un artículo de Georg Baumberger lo que le permitió volver a la fama. Obtuvo la felicitación de varios personajes relevantes de la época. Un claro ejemplo lo encontramos en la nota que el Papa León XIII le escribió personalmente.

ImagenLa bandera primigenia de la Cruz Roja ha sido una cruz helvética roja sobre un fondo blanco. La gente suele pensar que su origen viene de la bandera de Suiza, pues es la misma pero con colores invertidos.

También se incorporó una segunda bandera a este movimiento debido al posible significado religioso que contenía, según argumentan los musulmanes. Dicha bandera se conforma de una media luna (símbolo islámico por excelencia) de color rojo sobre fondo blanco. Otra bandera, pero menos conocida, es la del “cristal rojo”, que tiene un rombo rojo en el centro.

La Cruz Roja se dedica a la donación de sangre, defensa de los derechos humanos, mitigación de la pobreza y hambruna y otras demás actividades caritativas. Desde su fundación, ha ofrecido ayuda a cualquier herido en combate. El número de vidas que ha salvado es y será siempre incontable (intensa fue su participación durante las dos guerras mundiales). Pero palpable es el reconocimiento de gratitud que muchos de los Estados y ciudadanos tenemos ante esta organización.

Imagen

Soldados alemanes socorridos por la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial

La maravillosa labor por la que Dunant luchó durante muchos años de su vida, le hizo ganar el Premio Nobel de la Paz en el año 1901, convirtiéndose en una figura emblemática en el mundo de la humanización. Y es por eso, por lo que hoy celebramos el Día Internacional de la Cruz Roja, fecha de nacimiento de este suizo que jamás la historia humana olvidará. ¡Señores y señoras, que no les quepa duda alguna de que esta noche brindaré por Henry Dunant y su Cruz Roja!

 

Fdo: Álvaro Navarro Sotillos