BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare

Serendipias: ¿casualidad o causalidad?

1 comentario

En ocasiones, cuando estamos inmersos en el transcurrir de nuestras vidas, topamos con algún hecho que nos resulta curioso e inusual debido a que coincide con otro con el que no guarda relación aparente. Dicha circunstancia suele conocerse popularmente como casualidad. Sin embargo existen otras situaciones menos frecuentes en las que la casualidad es tan certera e incisiva que parece obedecer a factores que se nos escapan. Estoy hablando de las serendipias.

La palabra “serendipia” es un termino inglés y finlandés (serendipity) que proviene de un cuento del escritor británico Horace Walpole llamado “El Príncipe de Serendip”. En dicha obra los protagonistas, dos príncipes que vivían en la isla de Sri Lanka, siempre solucionaban todos sus problemas a través de una increíble casualidad. Esto acuñó el término en el mundo anglosajón y lo convirtió en sinónimo de “casualidad imposible”. En España la expresión ha sufrido altibajos a lo largo del tiempo, cayendo en desuso durante la primera mitad del siglo XX. En general, en el mundo hispano la serendipia suele hacer referencia a descubrimientos casuales, siempre relacionados con el ámbito científico, aunque, como veremos, existen muchos más.

Se pueden clasificar las serendipias o sincronicidades en cuatro grandes grupos: las científicas, cuando el investigador realiza un hallazgo científico gracias a una casualidad; las literarias, cuando un escritor anticipa de forma casual algo que sucederá posteriormente; las seriales, en las que se dan multitud de coincidencias entre varias personas que no se conocen; y por último las más sofisticadas de todas: las serendipias parafísicas, que serían las que guardan una intrínseca relación con las premoniciones y el destino. A continuación citaré algunos de los ejemplos más impactantes.

Serendipias científicas:pen

El decubrimiento de la penicilina: en 1922 Alexander Fleming, que se encontraba aquejado de un resfriado, estaba examinando un cultivo de sus propias bacterias. Mientras lo analizaba una lágrima cayó sobre la platina del microscopio. Al día siguiente encontró un espacio en el lugar donde había caído la lágrima. Esto le permitió descubrir que la lágrima contenía una sustancia que eliminaba las bacterias sin dañar el tejido humano. Este hallazgo daría pie a que unos años más tarde se pudiera descubrir la penicilina.

post

Las notas post-it: en 1968 un operario de una fábrica de pegamento 3M olvidó añadir a la mezcla un determinado elemento, lo que hizo que la partida se perdiera pues casi no tenía poder adhesivo. Unos días después, uno de los ingenieros de la fábrica, católico convencido, molesto por tener que recoger siempre los papelitos que ponía en su libro de Salmos, recordó el malogrado lote de pegamento: habían nacido los post-it.

Serendipias literarias: 

ar

“La narración de Arthur Gordon Prim”: esta novela de Edgar Allan Poe,  publicada en 1838, narra las aventuras de Arthur Gordon Prim, un muchacho que se cuela a hurtadillas en un navío y vive multitud de aventuras. En uno de estos episodios el barco en el que navega naufraga cerca de las Islas Malvinas y sólo quedan cuatro supervivientes. Acuciados por el hambre y la sed deciden echar a suertes a quien matan para comérselo y poder sobrevivir: le toca a un grumete llamado Richard Parker.

En 1884 una goleta se va a pique cerca de las Islas Sandwich del Sur y quedan cuatro tripulantes en una balsa. Sortean según la Ley del Mar quién de ellos va a morir para que los demás sobrevivan: pierde un grumete que se llama Richard Parker.

“El naufragio del Titán”: es una obra escrita por Morgan Robertson en 1898 en la que se narra la historia de un tittrasatlántico llamado “Titán” que se hunde trágicamente tras chocar contra un iceberg. Aunque este libro fue escrito incluso antes de que el “Titanic” (botado en 1912)  fuera un mero proyecto, las coincidencias que se dan entre el buque descrito en el libro y el real son verdaderamente sorprendentes y significativas: ambos fueron los trasatlánticos más grandes de la tierra descritos como insumergibles, ambos estaban equipados con tres hélices y cuatro chimeneas, los dos fueron botados desde Southampton, el Titanic tenía sólo 20 botes salvavidas mientras que el Titan contaba con 24, ambos se hundieron a 400 millas de Terranova después de chocar con un iceberg…

Serendipias seriales:

lincolnEl caso Lincoln-Kennedy: se han descubierto más de 30 coincidencias entre las vidas de estos dos importantes y representativos presidentes norteamericanos. Ambos fueron elegidos para su cargo con un siglo exacto de diferencia: Lincoln en 1861 y Kennedy en 1961. Sus vicepresidentes se llamaban Johnson (Andrew y Lyndon) y keneddynacieron en 1808 y en 1908 respectivamente. Las esposas de ambos perdieron un hijo mientras ocupaban la Casa Blanca, caso único en la historia de EEUU. Ambos murieron un viernes a causa de sendos disparos en la cabeza. A Lincoln lo asesinaron en el Teatro Ford de Washington y a  Kennedy le dispararon cuando iba montado en un Ford modelo Lincoln. El asesino de Lincoln le disparó en un teatro y se escondió en un almacén, mientras que el de Keneddy hizo fuego desde un almacén y se refugió en un cine. Ambos asesinos tenían nombres compuestos que sumaban tres palabras (John Wilkes Booth y Lee Harvey Oswald) y los dos fueron liquidados antes de sus correspondientes juicios. Lincoln tenía un secretario llamado Keneddy que le advirtió de que no fuera al teatro y Keneddy tenía un secretario llamado Lincoln que le aconsejó no ir a Dallas…

twinsLos gemelos de Ohio: se trata de la historia de dos gemelos que vivieron sin conocerse durante 39 años ya que fueron adoptados por familias distintas. Cuando se reencontraron descubrieron que los dos se llamaban Jim y que habían estudiado diseño industrial. Ambos se habían casado con mujeres llamadas “Linda” y tuvieron sendos hijos llamados James. Los dos se divorciaron y se volvieron a casar con mujeres llamadas “Betty” y para colmo ambos tenían un perro que se llamaba Toy. ¿Los uniría algo más que la sangre?naufr

El náufrago Williams: el 5 de diciembre de 1664 en el Estrecho de Menay, en Gales, se hunde un barco y mueren 82 personas. Sólo sobrevive una:  Hugh Williams. El mismo día de 1785 un barco naufraga en el Estrecho de Menay. Un superviviente: Hugh Williams. 5 de agosto de 1860 otro hundimiento en el mismo estrecho, 25 muertos y un único superviviente. ¿Adivináis quíen? Habéis acertado:  Hugh Williams.

Serendipias  parafísicas:

El accidente de Nicolás Ruggeri: este industrial argentino debía coger un vuelo a San Carlos de Bariloche. La noche antes tuvo un sueñodest2 en el que vio como su avión se estrellaba. Tras despertarse sobresaltado, se lo contó a su mujer y llamó a su socio para decirle que viajaría en coche. Al día siguiente, cuando estaba a medio camino, viajando por la Pampa, éste se enteró por la radio de que el avión en el que iba a volar se había precipitado contra el suelo. En ese momento llamó a su mujer para advertirle de lo ocurrido y de que había conseguido salvar la vida gracias a su sueño. Por desgracia se mató en un accidente de tráfico a 12 kilómetros de San Carlos de Bariloche.

berm

El taxista de Bermudas: un taxista de las Islas Bermudas atropelló a un chico que iba en un ciclomotor, causándole la muerte. Cuando el taxista salió del coche horrorizado para comprobar cómo se encontraba, se dio cuenta de que se trataba de la misma motocicleta con la que había tenido otro accidente el año anterior, vio que el chico era hermano del otro y por si fuera poco, cuando miró en el interior de su taxi advirtió que el pasajero que llevaba era el mismo de la otra vez.

coroEl milagro del coro: el 1 de marzo de 1950, en la localidad estadounidense de Beatrice, Nebraska,  debía tener lugar un suceso de lo más corriente y habitual: el coro local, formado por 15 componentes, había quedado para ensayar exactamente a las 19:20 horas. Sin embargo por una u otra razón, ninguno de sus miembros pudo acudir a la cita a tiempo: la familia del pastor se retrasó porque tuvo que terminar la colada, a otro se le estropeo el coche, otro chico tuvo que terminar los deberes del colegio, a otra mujer le costó despertar a su hija, otro hombre se quedó absorto escuchando un programa de radio… De este modo, los quince integrantes del coro, que en circunstancias normales eran puntuales, llegaron tarde. Lo que ninguno se imaginó es que este retraso terminaría por salvarles la vida. Y es que, a las 19:25 horas, un fallo en la caldera provocó que la iglesia explotara. De haber estado allí ninguno de ellos hubiera vivido para contarlo.

Hay que decir que esto sólo es una ínfima muestra de las decenas de miles de serendipias que existen, o mejor dicho, que conocemos, puesto que muchas nunca son descubiertas. Algunos como Paul Kammerer  (“La Ley de la Serialidad”, 1919) dedicaron su vida al estudio de este escurridizo e intrigante fenómeno, recopilando miles de casos e intentando comprender a qué obedecen. Su principal postulado era que todo está conectado por la serialidad, sólo que no podemos percibirlo adecuadamente por carecer de una perspectiva espacio-temporal adecuada. Es lo que el llamaba “el mundo caleidoscópico”, una especie de dimensión metafísica que, de una forma que se nos escapa, controla los hilos más sutiles de las conductas y de los hechos del mundo humano. El propio Albert Einstein consideró interesante la “Teoría de la serialidad” de Kammerer y también sirvió de inspiración para la obra de Carl Gustav Jung: “Sincronicidad”. Lo único cierto es que la “serendipias” o “sincronicidades” continúan siendo un enigma y un verdadero desafío para el mundo científico. Esperemos que los próximo años arrojen algo de luz sobre este desconocido y fascinante tema. Y recordad: todos somos objeto de serendipias, sólo tenemos que descubrirlas…

Eduardo González

Anuncios

Un pensamiento en “Serendipias: ¿casualidad o causalidad?

  1. Muy bueno, Yayo. Un tema interesantísimo. Me ha encantado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s