BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare

“El concursante”: una crítica al sistema económico actual

1 comentario

El concursante” (2007) es una película dirigida por Rodrigo Cortés y protagonizada por Leonardo Sbaraglia (Martín Circo Martín), un joven profesor de Historia de la economía, que se convierte en el ganador del mayor premio jamás concedido en televisión, más de 3 millones de euros repartidos en regalos de todo tipo: coches de lujo, una avioneta, una mansión, etc.

La historia relata como todos estos premios conllevan numerosos gastos (pagar el seguro de los coches, los papeles de la mansión, el mantenimiento, etc.) por lo que se ve obligado a pedir un préstamo al banco para poder mantener todo su patrimonio. Además, resulta que Hacienda se lleva la mitad de las ganancias del valor del premio conseguido en el concurso. A todo ello se le suma la necesidad de pagar impuestos por el incremento patrimonial en el IRPF.

Esta película es una crítica feroz a las entidades financieras en el sistema político actual. Ahora bien, ¿cuáles son las ideas que pretende transmitir?

El sistema económico actual, nos incita a consumir más de lo necesario, la publicidad de las marcas nos apabulla e influye en nuestras decisiones. El sistema económico de libre mercado, tiene como uno de sus principios que el consumidor es libre, pero esa libertad realmente está determinada por el dinero que tiene cada uno.

La fijación de los precios está alejada de una competencia perfecta, así encontramos casos flagrantes como las frutas y verduras que multiplican hasta por 8 su precio de venta en la tienda, en relación con el precio al que las vende el agricultor. Lo cierto es que las grandes empresas dominan cada vez más la sociedad e incluso los propios gobiernos están atados en muchas ocasiones por las estrategias de las multinacionales.

Los bancos en un principio son meros intermediarios financieros que reciben el dinero prestado de los ahorradores y lo prestan a aquellos que lo necesitan para invertir o para comprar un producto determinado. En épocas de bajos tipos de interés hemos asistido a una concesión sin freno de préstamos y créditos.

Estos créditos y préstamos con un tipo de interés tan bajo, han permitido a mucha gente disfrutar de la casa de sus sueños o comprarse un coche fuera de sus posibilidades reales. Todo esto ha generado un incremento de los precios por la gran demanda y, sobre todo, la creencia de que la bonanza económica no terminaría nunca.

Ahora bien, ¿qué hace el banco con nuestro dinero? Evidentemente se lo presta a otros consumidores y empresas, pero ¿y si no lo devuelven? Se trata de un problema que nos deberíamos plantear, ya que nuestro dinero depositado en un banco sirve muchas veces para financiar proyectos o iniciativas que en ningún momento estaríamos dispuestos a financiar.

El poder de los grandes bancos es enorme, pero la banca ética que financie solo proyectos socialmente responsables se debería ir imponiendo poco a poco en nuestra sociedad, pero a veces esto parece una utopía. Empresas y consumidores están sujetos a las deudas que tienen con el banco, en ocasiones por querer llevar un nivel de vida o inversiones superior al real.

Y mientras, hay países subdesarrollados donde no se cubren las necesidades básicas, y por su puesto los bancos no conceden financiación porque las posibilidades de devolver son casi nulas. En estos países surgen los microcréditos, una iniciativa que surgió en Bangladesh y que permite a personas que viven en extrema pobreza iniciar pequeñas actividades económicas con muchas facilidades para devolver los créditos una vez obtenidos los rendimientos de su actividad.

Esta película nos ofrece una explicación bastante simple sobre el funcionamiento de los bancos. No obstante, me parece importante añadir que el pago de intereses no imposibilita la devolución de los préstamos, puesto que  no existen solamente “cien monedas”, y además hay estudios que señalan que tan solo el 5% del dinero que se mueve en el mundo es real, el resto es puro humo. Por todo ello, la reflexión que se recoge en este fragmento de la película es bastante interesante.

 

 

Fdo: Carlos Hernández Triana

Anuncios

Un pensamiento en ““El concursante”: una crítica al sistema económico actual

  1. Pingback: Concursante, de Rodrigo Cortés | Cine y Amigos Para Compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s