BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare

Adiós a la Dama de Hierro

Deja un comentario

images

Hoy, 8 de abril de 2013, ha muerto la que sin duda ha sido una de las mujeres más influyentes y con más coraje del siglo XX. No en vano fue apodada “La Dama de Hierro”, título que le valió para ganarse el respeto no solo de su país, sino de todo el mundo. Margaret Thatcher, admirada por muchos pero también odiada por otros, fallecía a la edad de 87 años, dejando atrás una vida en la que la política fue siempre la gran protagonista, llegando a convertirse en la primera, y hasta ahora la única, primera ministra del Reino Unido.

Margaret Thatcher estuvo al mando de la política británica durante tres mandatos (comprendidos desde mayo de 1979 hasta noviembre de 1990). En el interior del país, Thatcher realizó una serie de políticas conservadoras que se llegaron a denominar como “thatcherismo”. En estas políticas, podemos destacar la pretensión de promover la baja inflación, el libre mercado a través de un control estricto de la oferta monetaria, la privatización, las limitaciones en el mundo del movimiento obrero.

Como líder del Gobierno, Thatcher realizó reformas económicas influenciada por el movimiento monetarista. Disminuyó los impuestos directos sobre la renta e incrementó los indirectos, redujo gastos en educación y la vivienda. Dichas acciones en la economía del país, llevaron a crear dudas e incertidumbre dentro y fuera del propio partido de la primera ministra lo que llevó a sendos enfrentamientos entre Margaret y sus opositores.

A principios de los años 80 la recesión se adueñaba de Gran Bretaña y, fruto de ello, la primera ministra incrementó los impuestos. Dos años después, la inflación se redujo de un 18% a un 8,6%. Las tasas hipotecarias también notaron una sensacional bajada. El aspecto negativo, en 1984, fueron los 3,3 millones de parados que vivían en el país y el empeoramiento de la industria nacional. El fortalecimiento de la economía imperante en el año 1987, provocó la reelección, por tercera vez, de Margaret Thatcher como primera ministra británica.

images (1)

La relación que tuvo Thatcher con la Industria y los sindicatos no fue del todo buena. Acusaba a los líderes sindicales de dañar la democracia parlamentaria y debilitar el progreso económico mediante sus huelgas. Recordemos que uno de los principios políticos de su mandato fue la reducción del poder sindical.

La gran lucha que se produjo entre la primera ministra y los sindicatos fue en los años 84-85. En marzo de 1984, el Consejo Nacional del Carbón y la Unión Nacional de Mineros convocaron una huelga que produjo el cierre de 20 minas del Estado (un 11% del total de minas públicas) y un despido de 2/3 de los mineros británicos. Pese a esto, Tatcher respondió en un discurso en 1984:

«Tuvimos que luchar con el enemigo en el exterior en las Malvinas. Siempre tenemos que estar alerta del enemigo interno, el cual es más difícil de combatir y más peligroso para la libertad»

Tras un año de incansable huelga, Arthur Scargill (líder de la Unión Nacional del Carbón) llega a un acuerdo con el Gobierno británico. Dicha huelga, tuvo una repercusión económica de 1,5 mil millones de libras esterlinas y provocó su caída frente al dólar estadounidense. En cuanto a las minas, en el año 1994 se privatizaron todas. Esta disputa ganada por Tatcher, fue una causa más que le hizo ganarse el pseudónimo de “La Dama de Hierro”.

Muchas son los cambios acertados que Tatcher realizó en política interior durante sus tres mandatos como primera ministra. Pero en noviembre de 1990 tuvo que renunciar al puesto debido al famoso poll tax (impuesto a la comunidad). Es decir, es un impuesto por el cual todas las personas, tengan la renta que tengan, pagan la misma cantidad de dinero.

Tras su renuncia, el Canciller John Major, ocupó el puesto de primer ministro hasta las elecciones generales de 1992, la cual ganó, finalizando así, la era Thatcher.

Su labor en el exterior no fue menos importante, y tampoco menos polémica. En 1982 decidió aplicar mano dura en el Conflicto de las Malvinas, lo que se materializó en el ataque al crucero Belgrano, donde murieron cientos de argentinos. “La Dama de Hierro” había vuelto a demostrar que no le temblaba el pulso, lo que le valió la reelección en Reino Unido y que la Union Jack ondeara de nuevo triunfante en Port Stanley.

También, destacable fue su papel en lo que a relaciones Reino Unido-Unión Europea se refiere. Antieuropeísta manifiesta, siempre mostró reticencia a una unión supraestatal, la cual reducía a simples aspectos económicos. Así, diría:

«En el sentido geográfico, Europa es una construcción totalmente artificial. No tiene sentido pegar juntos a Beethoven y Debussy, Voltaire y Burke, Vermeer y Picasso, Nôtre Dame y Saint Paul’s, carne hervida y bullabesa, y presentarlos a todos como elementos de una realidad europea musical, filosófica, artística, arquitectónica o gastronómica. Si Europa nos encanta, como me ha ocurrido muchas veces, es precisamente por sus contrastes y contradicciones, no por su coherencia y continuidad»

Pero más allá de todo, Margaret Thatcher será recordada como una fiel defensora de la libertad. Su Fundación Thatcher tiene como objetivo promover la libertad política y económica en el este de Europa, y también tuvo un papel activo en la caída del muro de Berlín, paradigma de la Guerra Fría.

Una mujer valiente, guerrera, y que se ha ganado un hueco entre los políticos más importantes de nuestra historia.

Alicia Escobar y Álvaro Navarro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s