BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare

Aceptar la realidad, el primer paso para ser feliz

5 comentarios

Hace no mucho tiempo, un violinista en pleno concierto en Nueva York vio cómo se rompía una de las cuatro cuerdas de su violín. En lugar de detenerse, decidió adaptar la melodía a las otras tres cuerdas, algo realmente difícil con este instrumento. Cuando le preguntaron por qué había elegido esa opción, respondió: “hay momentos en los que la tarea del artista es saber cuánto puede llegar a hacer con lo que le queda”.

La cuerda rota tiene su equivalente en la vida cotidiana. Muchas veces, a lo largo de nuestra vida, nos enfrentamos a situaciones dolorosas y desagradables. Situaciones que no son fáciles de aceptar ni de digerir. Situaciones en las que nos queda la sensación de que lo teníamos todo y ahora no tenemos nada.

Pues bien, en lugar de lamentar nuestra suerte, podemos preguntarnos qué es lo que nos queda y qué podemos hacer para restablecer el equilibrio en nuestras vidas, para que vuelva a sonar la música. No obstante, es necesario aceptar las cosas como nos ha tocado vivirlas, y, al mismo tiempo, en lugar de buscar culpables, debemos aceptar a los demás y no fijarnos en su cuerda rota, si no en las otras tres que siguen sonando.

Con una de las cuatro cuerdas de nuestro violín rota, es evidente que nuestra melodía no sonará igual, pero podremos adaptarnos a esta nueva situación. Habrá que preguntarse: ¿qué puedo hacer con las otras tres cuerdas? ¿Cuánto tiempo voy a tardar en arreglar la cuerda rota? Pero nunca debemos quedarnos sollozando por la pérdida de lo que un día tuvimos y ahora no tenemos.

302363_484128841659879_184589360_n

Una de las fuentes de sufrimiento más comunes en el ser humano es el deseo de que las cosas sean distintas a como realmente son. Por ello, el primer paso es aceptar la realidad tal y como es. Una cuerda del violín se ha roto… Y cada vez que vayamos a utilizar esa cuerda y nos demos cuenta de que ya no podemos usarla, sufriremos. Muy bien ¿y qué? Adapta la melodía, utiliza las otras cuerdas, repara la cuerda rota… ¡Actúa!

Si no lo hacemos, probablemente nos veamos invadidos por un sentimiento de nostalgia. Nos sentiremos tristes y lejos de los nuestros. La soledad y el aislamiento en el que nos sumergimos, solo ahondan más en la pena.

¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.
Mario Benedetti
Nostalgia.

Uno de los descubrimientos más recientes de los psicólogos ha sido justamente el constatar que la soledad tiene substantividad propia. Es decir, que es una emoción que se mantiene por sí misma y que tiene sus propias consecuencias al margen de la depresión. Sólo hay una solución contra la crisis de la soledad, sobre todo la que surge de un desamor: inventar otro. De la misma intensidad y en un ambiente distinto. También hay que darse cuenta de la suerte que uno ha tenido, dentro de la desgracia.

Pero, ¿por qué anhelamos siempre lo que no tenemos?

Se trata de un estado de insatisfacción permanente a causa del desnivel entre las propias ilusiones y la realidad. Si nuestras aspiraciones se hallan siempre a gran distancia de lo que tenemos, jamás alcanzaremos la calma. Nos podemos pasar la vida entera esperando “algo mejor” para descubrir al final que ya lo teníamos y no habíamos sabido verlo. Aunque lo cierto, es que nada resulta ser como esperábamos una vez que lo conseguimos.

El deseo del hombre es insaciable, jamás estaremos completamente satisfechos, siempre queremos más y más. Nuestra forma de vida está tan basada en el cambio y en el progreso, que a menudo valoramos negativamente la estabilidad sin saber cuál sería la alternativa.

En mi opinión, si tuviésemos que plasmar este sentimiento en una sola frase sería la siguiente: “amamos lo que perdimos, queremos lo que envenena y así nunca nos salen las cuentas”. Para mi gusto, esta frase de la canción compuesta por Leiva (Las Cuentas), refleja a la perfección este sentimiento de insatisfacción del hombre.

Del mismo modo que nos resulta difícil aceptar las cosas como son, también nos cuesta aceptar a los demás, ya que su forma de pensar y reaccionar nunca coincidirá con nuestras expectativas. Al hacer un favor a un vecino, nos duele si no obtenemos el mismo trato por su parte cuando lo necesitamos. Se trata de sentirnos correspondidos por nuestros actos, nos cuesta dar sin recibir nada a cambio. No obstante, obviamos un aspecto muy importante: ser o actuar de un modo distinto a nosotros no tiene por qué ser negativo.

“A veces debes conocer al otro realmente bien para darte cuenta de que sois dos extraños” (Mary Tyler Moore).

Ahora bien, tú como artista principal de tu vida ¿cuánto puedes llegar a hacer con lo que te queda?

Fdo: Carlos Hernández Triana

Anuncios

5 pensamientos en “Aceptar la realidad, el primer paso para ser feliz

  1. Me parece que son puras tonterías. El mensaje es “confórmate con lo que tienes”; de ese modo, los que más tienen seguirán teniendo mas y los que menos tienen seguirán teniendo menos. De esta manera, nos seguirán “rompiendo las cuerdas” a los efectos de sacarnos más y más. Estoy realmente cansado de vivir; he estudiado y trabajado mucho y lo que tengo no se corresponde con mi esfuerzo. En verdad, cada vez estoy menos interesado en esta vida de porquería.

    • No, el mensaje no es ni mucho menos “confórmate con lo que tienes”. La idea a la que se refiere el texto tiene su punto de partida en aceptar la realidad tal y como es. Es decir, no te engañes y sé sincero contigo mismo. De este modo, siendo consciente de lo que realmente tienes, quieres y eres, podrás empezar a mejorar y construir un futuro basado en cimientos sólidos y verdaderos.

      Y no es “confórmate con lo que tienes” sino, una vez eres realmente consciente de lo que tienes, empieza a actuar desde ahí, ¿con qué vas a actuar si no? Cuando te das cuenta de que las cuerdas se han roto, debes utilizar las cuerdas que te quedan, no sumergirte en un mar de lágrimas por el imprevisto.

      Desconozco tu situación actual aparte de lo que has dicho en tu comentario. Pero déjame decirte que nunca debes cansarte de vivir, porque vida solo hay una. Nadie dijo que esto fuese a ser fácil, de hecho no lo es, pero al final terminas descubriendo que hay momentos por los que merece la pena vivir. Y, precisamente, son las situaciones malas y difíciles las que hacen especiales los buenos momentos que se inmortalizan en nuestra memoria.

      Por mucho que pienses que lo que tienes no se corresponde con tu esfuerzo, lo que no puedes hacer es rendirte y dejar de luchar, porque cada día que empieza tienes una nueva oportunidad de esforzarte más para conseguir lo que quieres.

      Así que llena tu vida de actividades que te interesen (cine, literatura, deporte, excursiones, viajes, cultura, música, cocina, fotografía…), aprovecha el tiempo al máximo, rodéate de las personas que te quieren, conoce gente nueva, disfruta con tu trabajo, haz deporte, apúntate a alguna actividad de voluntariado con la que puedas ayudar a los demás…

      Es necesario aceptar nuestra situación y lo que tenemos, porque a partir de ahí es donde podremos empezar a crecer y a mejorar estando en sintonía con la vida.

      Y recuerda que pase lo que pase, puedes estar seguro de que si tienes un problema existe una solución, porque si no se pudiese resolver no sería un problema.

      Un saludo

  2. para mi tiene razon lautauro, al final siempre te toca joderte y aguantarte, esa es la moraleja del asunto y aún así hay quiendice que la vida es maravillosa, quien dice eso es un resignado, unapersona amargada que se ha acostumbrado a su ración de mierda diaria y estáagusto con ella, pero si vivir es sufrir, es mucho mejor no haber nacido, a mi desde luego no me salen las cuentas de la felicidad

  3. Vaya! yo pensaba a principios de año igual. Pensaba que la vida no me había dado lo que yo merecía, que solamente por ser responsable, preocuparme por las cosas y ser honesto todo me iba a “llegar en cajas” y no ha sido asi.

    Ahora que he empezado a aceptar mi realidad y lo que tengo, en vez de conformarme, lo que he logrado es darme cuenta de la cantidad de recursos que he tenido desde hace tiempo a mi disposición pero que no me daba cuenta que estaban alli; partiendo de ello, ahora se como disfrutar mas la vida mientras encajo mis habilidades para conseguir mis metas. Pero definitivamente dejando de exigir.

    El plan es saber, una vez aceptada la realidad, que se puede cambiar, y lo que no, como se le saca provecho. Al hacer esto pude encontrar una gran paz.

  4. cada quien habla segun como le va en la feria en mi caso no vivo solo sobrevivo a la realidad que me toco pues el origen de mis problemas no dependieron de mi sino mas bien que alguien llamado Dios asi lo quizo y por tanto se sale de mis manos solucionarlo solo me queda convivir con migo mismo hasta que el destino o Dios dispongan de mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s