BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare

Entrevista a “los hombres del Presidente”; Esteban Urreiztieta y Eduardo Inda

Deja un comentario

Esteban Urreiztieta y Eduardo Inda. Habrá gente que los conozca. Habrá gente que no. Y sin embargo, nadie en España ignora que Iñaki Urdangarin está imputado en lo que probablemente sea el mayor escándalo que ha afectado a la Casa Real en los últimos años. Parte de la culpa de esto la tienen estos dos nombres, pertenecientes a los que probablemente sean dos de los mejores periodistas de investigación del país. Esteban Urreiztieta y Eduardo Inda han logrado cambiar la historia de nuestra democracia, y han sentado un precedente en el periodismo. Hemos tenido la suerte de que nos reciban en la redacción de El Mundo, periódico al que pertenecen y que ha sido su vela a la hora de revelar informaciones. Sentados en el despacho de Eduardo Inda, que está repleto de vestigios de su anterior etapa como periodista deportivo (imágenes firmadas de Muhammad Ali o Zidane),  ambos nos hablaron sobre el periodismo, el papel de los medios y la actualidad política…

En primer lugar enhorabuena por lo conseguido. Como estudiantes de periodismo y con suerte futuros periodistas de investigación, sois todo un referente. Nos gustaría empezar fuerte. ¿Cómo resumiríais el periodismo de investigación en una frase?

Esteban titubea-. Eduardo contesta sin dudar-. Es periodismo. El periodismo más puro que hay. Esteban coge la palabra-. El más puro que hay y el periodismo que representa el lugar donde no todos llegan, solo unos pocos. Es un plus con respecto al periodismo al uso y va a ser el valor añadido y está siendo el valor añadido de la prensa y desde luego la prensa escrita.

Hablemos de ti Esteban. Cuando estabas sentado en las aulas en las que probablemente estamos nosotros ahora (Esteban también estudió en la Universidad San Pablo CEU), ¿dónde te veías como periodista?

20130506-120335.jpgEmpecé a ejercer la profesión en el periodismo deportivo (era el que más me atraía) con el equipo de Jose María García. García también practicaba mucho el periodismo de investigación y al final fue la variante que más me atrajo, la que más me apasionaba y con la que más vibraba de todas las que conocía. Dejé el periodismo deportivo y me incorporé a El Mundo y desde entonces he hecho solo periodismo de investigación, que para mí es la vertiente más apasionante, más pura como dice Eduardo,  más difícil, más exigente, más peligrosa porque entraña más riesgos (pues  no estas limitado como otros periodistas a relatar lo que ha ocurrido en un partido de fútbol, en una rueda de prensa o en un pleno del Congreso de los Diputados), pero la más gratificante, sin minusvalorar el resto de variantes de la profesión. Creo que existe una gran oportunidad de hacer un servicio público desde los medios de comunicación y de cambiar la realidad con este tipo de periodismo y a la vista está. Los últimos acontecimientos nos muestran que la historia de España está variando a raíz de las revelaciones periodísticas. El caso Urdangarin es un ejemplo muy paradigmático. Asistimos a una especie de tormenta perfecta que de momento sabemos cómo ha empezado pero no cómo va a acabar. Lo que sí sabemos es que nunca nada va a volver a ser igual después de todo.  Por otro lado hay pocos profesionales que lo ejerzan, y pocos periodistas que quieran especializarse en este asunto, ya que tienes que conocer los límites, hasta donde puedes llegar y hasta donde no, tener todo absolutamente atado para que no prosperen las hipotéticas querellas que te interpongan, lo que quizá es la variante más desagradable de este tipo de periodismo.

El periodismo al que os dedicáis, el de investigación, es quizá el periodismo más laborioso y el que requiere más esfuerzo. ¿Cómo se desarrolla vuestro día a día?

Ambos están de acuerdo en la respuesta-. Nos marcamos objetivos. No es un periodismo que se ejerza para publicar a diario, aunque haya temporadas en las que se publica todos los días porque el torrente de información que has acumulado o que tienes en tus manos así lo requiere. Este periodismo está concebido para investigar, profundizar y cuando se tienen todos los cabos atados publicar. Marcando objetivos vamos trabajando todos los días con una intensidad muy similar, aunque muchas veces no por echar horas tienes la garantía de obtener la información que buscas. En ese sentido tiene etapas que son más gratificantes que otras porque hay veces que te esfuerzas en una determinada vía, en conseguir un documento u que una fuente te haga una determinada revelación, y no lo consigues. Es lo menos grato. Pero normalmente es una cuestión de estadísticas, cuanta más intensidad emplees en el trabajo, más horas cultives el contacto con las fuentes cara a cara… En esto último juega un papel muy importante no solo tus condiciones como periodista sino casi como Relaciones Públicas, para generar un clima de confianza y que la persona te cuente algo.  Yo lo comparo mucho como cuando quieres ligar, o conquistar, ahí intervienen otros factores. Pero siempre generar confianza, ya que en esto tienes que tratar con policía, jueces, fiscales… gente que maneja información sensible y que si se descubre que te han pasado un determinado dato, quedarían en una situación muy comprometida. De ahí la importancia de la discreción, de la seriedad y de cuestiones que parecen muy elementales pero que en la práctica son importantes. No hace falta ser un erudito,  tener un gran bagaje intelectual o escribir como Vargas Llosa, aunque son parámetros básicos. Influye también mucho la propia experiencia, con ella vas calibrando hasta donde puedes llegar, que márgenes tienes… insisto, es una variante muy dura pero muy apasionante y gratificante.

Los dos trabajáis en la Sección Transversal de Investigación de El Mundo. ¿Por qué existe esta sección, y qué importancia tiene dentro de la redacción?

El gran objetivo de los periódicos, ahora más que nunca por la crisis económica y publicitaria y el descenso de ventas, es aportar un valor añadido al lector cuando se acerque al quiosco a comprar. Es decir, ya no vale abrir un periódico con las declaraciones de un presidente del gobierno, que para el lector era información nueva aunque se hubieran hecho la tarde anterior o incluso la mañana anterior. Eso valía hace no muchos años pero ahora ya no por un sencilla razón, con los medios digitales el lector las recibe prácticamente al minuto en su móvil o en el ordenador y a la mañana siguiente ya es mercancía caducada. La clave de la supervivencia de los medios de comunicaciones sobre todo escritos, pero también digitales y audiovisuales, es conseguir información relevante en exclusiva y que sea capaz de despertar el interés del lector para gastarse el euro y medio del periódico cada mañana. Y es paradójico pues es la información que más escasea. Muchas veces nos encontramos con que los periódicos abren con los mismos titulares o hechos ya conocidos del día anterior precisamente porque no tienen capacidad de generar una alternativa informativa, de ahí esa dicotomía entre la necesidad de tener una gran exclusiva diaria y relegar a un segundo plano la actualidad informativa que tiene todo el mundo.

De nuevo para Esteban. ¿Qué ha supuesto para ti trabajar con periodistas de la talla de Eduardo Inda o Pedro J. Ramírez?

Para mí es un orgullo y una satisfacción. No porque me caigan mejor o peor sino porque yo aprendo con ellos, ya que son gente más mayor que yo y tienen más experiencia. Yo lo que sé lo he aprendido de Eduardo. Creo que es muy importante tener o haber tenido alguien que te sirva de guía, de lazarillo y de maestro, sobre todo en una rama tan complicada y tan específica como esta. Luego está el hecho de que en esta variante periodística es bastante habitual, ya lo vimos en el Watergate, lo de trabajar en pareja. En El Mundo se ha trabajado en pareja y se sigue trabajando en pareja, y yo creo que es una buena forma porque se multiplica la productividad. También te tienes que llevar bien y es complicado porque se viven situaciones de mucha tensión y mucho riesgo donde aflora lo mejor y lo peor de las personas. De todas formas ahí cada maestrillo tiene su librillo, otros preferirán a nivel individual, pero yo soy partidario de trabajar en equipo.

En relación con las Redes Sociales, nos ha sorprendido que ninguno estáis en Twitter. ¿Algún motivo en concreto?

Eduardo responde-. No tengo twitter, pero sé que hay varios fakes. Tengo que denunciarlo. ¿Son muy activos? -nos pregunta riendo. Tendré que hablar con mi abogado. No estoy en twitter , creo que las Redes Sociales no sirven para informar, para eso están los periódicos. En internet  buena parte de la información es basura. La información de calidad necesita periodistas de calidad, necesita medios materiales y humano,s necesita invertir en recuros humanos e intelectuales, y eso cuesta dinero.

Es el turno de Esteban-. Probablemente sea un error, pero no tengo twitter. Quizá lo debería tener como fuente de información más que nada, pero para el resto no le veo utilidad. Hay periodistas que tienen abierto un perfil y opinan sobre la actualidad, a mi es una utilidad que no me interesa y me quitaría tiempo de otras cosas. Ahora, como fuente de información probablemente sea una herramienta muy útil y no la he explotado lo suficiente.  También  influye que yo soy especialmente tímido. El mejor ejemplo es Pedro J., que tiene un perfil tremendamente activo e interactúa. Él lo explica, que al principio era escéptico y no partidario y ahora se denomina a sí mismo un converso. Escribió un artículo que se denomina Alice in twitterland explicando su evolución y es muy interesante.

El gran icono de nuestro blog es Todos los hombres del Presidente, y hemos observado que el vuestro también (serigrafiada en la puerta hay una imagen de Woodward y Bernstein). Ellos eran dos, vosotros sois dos…¿Con cuál os sentís más identificados?

DSCN0367Esteban-. Ahí quien nos puede ilustrar sobre ese tema porque es un catedrático de Watergate es Eduardo. Eduardo-. Con Woodward porque Bernstein está un poco más loco, es mas caótico… Woodward ha tenido una trayectoria mucho más lineal y ha escrito grandísimos libros de éxito. Bernstein no, Bernstein ha tenido una trayectoria un poco más errática. Woodward estuvo en el Washington Post hasta hace no mucho y sin embargo Bernstein saltó hace muchísimos años.

Esteban-. El caso Watergate demuestra que por muy poderoso que sea el enemigo, por así decirlo, la información veraz es capaz de mover montañas. Estos dos señores, siendo periodistas de la sección local del Washington Post consiguieron tumbar al mismísimo presidente de los EE.UU. La información es una herramienta muy poderosa en sí misma y en España lo hemos visto desde la transición, con los GAL por ejemplo y con todos los escándalos de corrupción del felipismo. Se cambió la historia de España a  golpe de revelaciones periodísticas. Si no hubiera sido por la prensa, y concretamente por El Mundo, Felipe González probablemente habría seguido siendo presidente del gobierno y el Señor Roldán director de la guardia civil…Por desgracia la norma sigue siendo los medios complacientes con el poder que se pliegan a los intereses políticos. En la prensa local es mucho más palpable esta complicidad porque dependen de las subvenciones públicas. Uno se debate entre el deber de informar y la necesidad subsistir. La teoría la conocemos todos. Pedro J siempre dice; cuando la flecha está en el arco debe partir. Esa es la teoría y debería ser siempre así. Sin embargo, observamos ejemplos de lo contrario como los periódicos catalanes con la corrupción  galopante de Convergencia i Unió y la familia Puyol. Son conocedores de esa realidad y no la publican por una razón crematística; ellos reciben mucho dinero de la Generalitat Catalana y optan por no utilizar la función que debe tener un periódico en un estado democrático, ejercer de contrapoder.

Una de las claves del Watergate fue la existencia de un garganta profunda. ¿Cómo llega el periodista a las fuentes?

Estableciendo una relación en la que exista, más allá de la confianza, la sensación de que existe un beneficio para las dos partes. Tú vas a conseguir la noticia pero la otra parte va a satisfacer una intencionalidad particular. Algunas veces te facilitarán la información por una mera cuestión de servicio público, pero hay otro móvil mucho más habitual, la venganza entre particulares, y no hay que rechazarlo. Lo importante es que la información sea veraz independientemente de lo que mueva a una determinada persona a facilitártela. Por ejemplo ¿cuál es la motivación de Diego torres a la hora de aflorar toda la información que tiene oculta?  La venganza contra Iñaki Urdangarin. Él dice; si caigo yo cae él y con él la infanta.  El interés del periodista debe ser, independientemente de la motivación ética o moral, que es un debate suyo y de su conciencia, que la información sea verdadera. No hay que rechazar a los rebotados. De hecho, los grandes escándalos de corrupción en España han salido de disputas entre los malos. Con los correos de Diego Torres e Iñaki Urdangarin. Será ético o no pero o se pelean entre ellos y se tiran los  correos a la cabeza o la información permanecerá oculta. En ese sentido es importante abstraerse por completo de la intencionalidad que mueve a la fuente. Tu única labor como periodista es cotejar que lo que te han facilitado es bueno y no está manipulado. El motivo no es problema nuestro salvo que se extralimiten determinadas fronteras. Siguiendo con este caso, Diego Torres no solo está intentando hacer daño y amenazar con correos sobre operaciones  mercantiles, también con correos de Urdangarin con una supuesta amante. Ahí sí que existe problema de índole legal no solo para quien filtra sino para quien publica. Es información que, por muy atractiva que sea,  invade un terreno que no se puede pasar.

Respecto al contacto directo con la fuente, ¿los encuentros en parking son algo exclusivo del cine o pasa en la realidad? ¿Cuál es el sitio más raro en el que os han citado?

Reuniones en aparcamientos sí son frecuentes. Hay gente que no quiere sitios públicos, funcionarios de estado que buscan lugares lo más discretos posible, y tú te tienes que plegar. En cuanto al sitio más raro, parques, parkings… muchas veces basta con salir del circuito habitual, quedar en un bar de barrio. Se utiliza mucho los hoteles o en casos extremos habitaciones para garantizar la seguridad total a la hora de la entrega de la información. No es tan peliculero.

Una de las grandes críticas al periodismo es el aventurarse a publicar antes incluso de que haya pruebas oficiales. ¿Cómo contestarían a estas críticas?

Eduardo se exalta-. Oiga mire es que yo no soy un juez. La presunción de inocencia opera en un tribunal no de cara a la libertad de expresión .

Esteban nos explica-. Es verdad que cuando sacamos todo el tema Urdangarín hubo periodistas muy críticos con nosotros diciendo que había que respetar la presunción de inocencia de Urdangarín, que no se le había juzgado todavía, que se le estaba prejuzgando… Lo que no puede hacer un periodista es esperar a que concluya un procedimiento judicial para informar. Eso es absurdo, la presunción de inocencia es un terreno jurídico. Nosotros solo contamos los hechos con la garantía de que esa realidad es veraz, y a partir de ahí las consecuencias judiciales caminan a otro ritmo y por un camino paralelo que a veces confluye y a veces no, y hay veces que la justicia avala las investigaciones periodísticas y hay otras veces que la realidad judicial no tiene absolutamente nada que ver con la realidad periodística. Ese tipo de recursos, de la presunción de inocencia, el procedimiento subiudice… son recursos muy baratos. ¿Hay que esperar a que termine el procedimiento judicial sobre el caso Gürtel para informar de que los dirigentes del PP recibieron regalos? Rotundamente no. Se le haría un favor a los implicados, que no se conocieran sus conductas hasta que la justicia emitiera su dictamen, dándose además la circunstancia de que la justicia en este país es muy lenta.

¿Cuál es la diferencia entre un buen periodista y un mal periodista?

Esteban-. El ser honesto. Un periodista se puede equivocar, nadie es infalible, pero antes tiene que agotar todos los limites, los recursos para acreditar que una determinada realidad es veraz y eso en la legislación española queda delimitado. No por el mero hecho de que un periodista publique información que no se ajuste a la realidad quiere decir que haya cometido un delito. Lo que exige el ordenamiento jurídico español es que cumplas con todos  los trámites con toda la diligencia posible. Luego en la información que tú elaboras hay algún extremo que no es exactamente así. Eso entra dentro del día a día y no pasa absolutamente nada. El mal periodista es el que no cumple con esa diligencia, y da cosas por supuestas o impide que la realidad le estropee una buena noticia.

Hoy en día está muy de moda el periodismo ciudadano, pero ¿de verdad este periodismo está a la altura del que profesionales como vosotros hacéis?

Esteban-. Las redes sociales son muy útiles para el periodista, han cambiado completamente el modo de ejercer el periodismo. Con los atentados de Boston, hemos conocido detalles que de otra manera no habríamos sabido. Los propios terroristas han interactuado en twitter y eso favorece la labor del periodista. Ahora bien, es un periodista la persona que presencia el estallido de una bomba en la puerta de su casa, que graba un vídeo y en twitter pone 140 caracteres? No es lo mismo ser un bombero que tener una manguera. El periodismo exige saber jerarquizar la información, discernir lo que es importante de lo que no, aplicar ese protocolo por el cual se verifica si una información es veraz o no y luego exponerla de una determinada manera. Es verdad que en las redes sociales existe la tentación de que cualquiera puede jugar a ser periodista pero no es lo mismo.

Entremos ahora en la actualidad. ¿La Infanta Cristina es miembro de la junta de Nóos?

Esteban y Eduardo-. Sí, es una de las 5 personas que formaban el órgano del gobierno del instituto nóos y por lo tanto una de las personas que tomaban decisiones en esa entidad.

¿Va a prescribir el caso?

Esteban-. Puede prescribir para ella en lo que respecta al delito fiscal si el juez ,en los próximos tres meses, no amplía la imputación que ha acordado sobre la infanta por delito fiscal. Esto es importante porque hay una gran parte de los técnicos de la Agencia Tributaria que han visto este tema, que consideran que no solo es culpable Urdangarin de la comisión de un delito fiscal en sus empresas sino también la Infanta Cristina que tenía el 50 por ciento de Aizoon, sociedad que hizo Urdangarin para desviar el dinero del Instituto Nóos. Existe un  malestar en el seno de la  agencia tributaria ya que no entienden como la agencia ha variado su criterio habitual exonerando a ella y culpando a él cuando en cualquier otro caso al uso se culpa a los dos. Es muy probable que prescriba.

¿Hay alguna influencia del Rey en el Juez Castro?

Esteban y Eduardo-. A nosotros no nos consta. Yo lo que creo es que  hay un interés de la jefatura del estado para preservar a la corona del escándalo Urdangarin y establecer un cortafuegos para que las llamas no invadan los jardines de la Zarzuela, por eso no se imputó en su momento a la infanta cuando cualquier otro ciudadano tendría que ser imputado. Esto demuestra que la ley no es igual para todos. No exagero si digo que si llega a estar cualquier otro ciudadano en el caso de la infanta estaría imputado y  cualquier otro ciudadano en el lugar de Urdangarin  habría sido detenido y en estos momentos se encontraría en libertad condicional y con el pasaporte requisado.

¿Nos encontramos ante el fin de la Monarquía?

Esteban-. La supervivencia de la monarquía depende de sí misma. Tiene dos caminos: el esclarecimiento de la verdad o el encubrimiento de ella. Siempre que ha optado por este último camino le ha ido mal;  al principio la casa real manifestó que el caso Urdangarin  era un problema exclusivamente de Urdangarin… los hechos y el tiempo han demostrado que no es así, Urdangarin no recaudó 20 millones en 3 años sin contar con la ayuda institucional de la monarquía, de la Infanta Cristina y el secretario personal de las infantas.

¿Cómo te sientes al ser uno de los “culpables” de que la monarquía se encuentre en este estado?  

Esteban-. Ni bien ni mal. Desde el punto de vista profesional tengo la conciencia tranquila. Me siento con la sensación del deber cumplido. Siempre hemos contado la verdad. De hecho si cualquier periodista teniendo estas informaciones no las publica estaría actuando de forma negligente.

¿Hasta qué punto tenía el Rey conocimiento del caso Urdangarin?

Esteban-. El Rey sabía grosso modo lo que estaba haciendo su yerno.  El Rey conocía lo mismo que todos, y por lo tanto no tenía constancia con detalle de las facturas falsas y el dinero en paraísos fiscales… Nosotros no hemos podido acreditar que esto lo supiera el rey pero sí que sabemos que le hizo “favores de yerno” como  por ejemplo propiciar una reunión en la Zarzuela con Barberá y Camps que constituyó la génesis de Nóos.

La portada de El Mundo que cuelga de tu despacho representa la meta de un largo camino de investigación. ¿Podría ser la valoración final de vuestro trabajo?

24. URDANGARÍN IMPUTADO. EL MUNDO. 30 DICIEMBRE 2011Eduardo-. Yo nunca pensé que esa portada se pudiera producir en un país como España, en el cual hablar de la Familia Real era tabú.  Nosotros derribamos ese muro y acabamos con esa reticencia. Nos costó dios y ayuda. Tuvimos a nuestro lado siempre a la sociedad y en contra no tanto a los poderes fácticos como a muchos periodistas o pseudoperiodistas que intentaron callarnos con todo tipo de descalificaciones y de mentiras. Pero se ha demostrado que todo lo que contó El Mundo desde el primer momento era la verdad rigurosa, y todo esto ha contribuido a cambiar la historia de España y a hacer de España un país más sano.

RÁFAGA DE PREGUNTAS

Esteban Urreiztieta;

CD20100307PJ 1PERIODISTA: Antonio Rubio, Manuel Cerdán y Pedro J.

PELÍCULA: La sombra del poder

LIBRO: Medianoche en Sicilia. Peter Robb

SERIE: Hermanos de sangre

POLÍTICO: Albert Rivera

UN CUADRO DE TU DESPACHO: el dibujo Ricardo Martínez sobre Maria Ángeles Munar

Eduardo Inda;DSCN0354

PERIODISTA: Jose María García, Pedro J. y Woodstein (Woodward-Bernstein)

PELÍCULA: La vida es bella

LIBRO: Cien años de soledad. Gabriel García Márquez

POLÍTICO: Churchill

UN CUADRO DE TU DESPACHO: la muerte de Churchill y el discurso inaugural de Kennedy

Un consejo final de Eduardo Inda:

Ser muy buen periodista es o muy fácil o imposible. Hay que trabajar mucho, tener mucha tenacidad, no darse nunca por vencido y tener un espíritu critico superlativo.

Alicia Escobar y Jaime Zaera

 DSCN0384

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s