BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare


Deja un comentario

Espejismo democrático en Egipto

Mientras leo en periódicos digitales y en las redes sociales las abrumadoras cifras de fallecidos caídos antes de ayer en las calles de El Cairo -además de aterrorizarme y aborrecer dicha catástrofe-, recuerdo un artículo que publiqué en esta revista digital -“Brain Storming News”- en noviembre del año pasado. Hablaba de la tregua, a mi parecer endeble, acordada entre israelíes y palestinos.

Además de escribir sobre este interminable contencioso, alabé la decisiva mediación egipcia en ella misma. Mursi puso mucho de su parte para que se hiciera posible. En aquel momento, la actuación en el exterior realizado por Mursi era respetable, pero en el plano interior era radicalmente distinto. Desde que subió al poder -por vía democrática, no hay que olvidarlo-, el presidente egipcio se dedicó a adueñarse de las Cámaras y Asambleas del país a base de “decretazos”. A causa de ello, se produjo un gran número de protestas por todo el país y cobró importancia simbólica la toma, por parte de los contrarios al Gobierno, de la Plaza de Tahrir. Luego, la policía trabajó en su desalojo utilizando gases lacrimógenos y demás herramientas nada pacíficas. Terminé el artículo preguntando “¿irá a más esta revuelta?”.

¿Iría a más aquella revuelta? Con cada paso que daba el presidente Mursi, el sueño de una democracia duradera en Egipto se iba disipando. Estaba claro que si este hombre seguía actuando de forma tan dictatorial y autoritaria, la situación interna acabaría muy mal. La población egipcia, no seguidores de los Hermanos Musulmanes, terminó hasta la coronilla del presidente y de su legitimidad para hacer lo que le viniese en gana con el país. Y como casi siempre acaba sucediendo, a cada cerdo le llega su San Martín, tópico que se recalca bien con el golpe de estado del pasado 30 de julio a manos del General Abdel Fatah al Sisi. Vamos, algo parecido a lo que pasó hace más de dos años en ese mismo lugar.

1376558347_899087_1376564532_album_normalSiento verdadera lástima por aquellas personas que fallecieron el pasado “miércoles de sangre” a manos de la policía y demás matones -he leído que francotiradores se apostaban en los tejados y empezaban a disparar a tocateja-. Me puedo imaginar la cara de todas aquellas personas que pensaban que, tras derrocar a Mubarak y pasar página dejando atrás décadas y décadas de dictaduras, creían haber obtenido al fin la democracia. Para ellos era un logro, fruto de la famosa Primavera árabe, del que se sentían tremendamente orgullosos. No les faltaba modelos a seguir para realizar una transición a la democracia de forma pacífica, como pueden ser la española en el 78 y la sudafricana en el 94.

En cambio, lo que ha conseguido la “democracia” egipcia hasta la fecha es dividir y rivalizar a la población entre sí. Con cada bofetada que el Gobierno de a los manifestantes, con cada mezquita o iglesia que se queme, con cada bala que vacíe de vida a un egipcio, más serán los motivos para que cualquier ciudadano, disgusto con el presente panorama, se levante dispuesto a empuñar un arma. Y así se forma el perfecto casus belli para una guerra civil que enfrentará a vecino contra vecino. No habrán ocurrido cosas así en nuestro país a lo largo de la historia…

Lo que sé de sobra es que la población tuvo la oportunidad de cambiar su devenir y empezar de cero, pero lo han desaprovechado. La única democracia que se le pasó por la cabeza fue en forma de espejismo, como le ocurre a un moribundo en pleno desierto, que corre sediento en busca de agua y no encuentra más que arena y un trozo disecado de palmera.

Álvaro Navarro Sotillos


Deja un comentario

Papa Francisco, primer jesuita y no europeo

Ayer por la noche, las campanas de la Catedral de San Pedro volvieron a doblar para anunciar la elección del nuevo Papa. Visitantes de todo el mundo acudieron a la cita y esperaron durante interminables horas el anuncio de aquella buena nueva. El primer protagonista fue una gaviota que se posó en la chimenea -al menos dio un toque de humor a la espera- pero a las 19.06 salió de aquella chimenea un humo negruzco que, poco a poco, se fue aclarando hasta convertirse en blanco casi plateado. Para ese entonces, la Plaza de San Pedro fue un clamor.

Pasaron 13 días desde que el Papa emérito, Benedicto XVI, dejase sin dueño el mando de la Iglesia Católica. Ya se palpaba el ansia por saber quién sería el nuevo Papa. En primer lugar, salió el protodiácono Jean-Louis Tauran que anunció el gaudium magnum. Lo pronunció con alguna dificultad debido al párkinson que padece. Minutos después, se mostró el nuevo Pontífice ante el mundo entero: el argentino Jorge Mario Bergoglio. Su nombre papal sería “Franciscum”. Es Jesuita y latinoamericano.

Bergoglio-1.jpg_1103405957

Los visitantes de la plaza se llevaron una descomunal sorpresa al ver al nuevo Papa, pues nadie se imaginaba que el Cardenal Bergoglio fuese elegido como sucesor de San Pedro. A lo largo de la semana, habían sonado con más fuerza nombres de diferentes nacionalidades como el del Cardenal Italiano Scola, el brasileño Scherer, el canadiense Oullet o quizás el norteamericano O´ Malley. Este “cambio de tuerca” en los pronósticos hace plasmar el máximo secretismo y compromiso con el que se realiza el cónclave.

Los primeros minutos de Bergoglio como Pontífice en la terraza de la Catedral, se caracterizaron por la inmovilidad, se mostró hierático y alzó su mano derecha para saludar al pueblo de Roma. Eran momentos de atónito silencio cuando, segundos después, arrancó con un “Fratelli e sorelle, buona será!”. Entonces empezó a hablar de forma tranquila y en perfecto italiano, como cabía esperar.

181051_593590320668633_1035994508_n

“Antes de nada querría hacer una plegaria por nuestro obispo emérito, Benedicto XVI”, dijo el Papa Francisco acordándose de su predecesor, Joseph Ratzinger.

 

Luego, les pidió el favor a sus feligreses de que rezasen al Señor para que le bendiga. Esta forma de hablar del Papa Francisco, tan directa y humilde, hizo romper con el tradicional discurso que tantos Pontífices han dado en ese mismo balcón a lo largo de la historia de la Iglesia. Con esto, consiguió ganarse la simpatía de muchas de las personas ahí presentes. Después rezó, junto con el pueblo, un Padrenuestro y un Ave María. “¡Nos veremos!”, se despidió el ex Cardenal argentino.

Lo que más impresiona del nuevo Pontífice es su procedencia iberoamericana, ya que es el primer Papa no europeo. Esta característica puede ser positiva, pues derroca completamente al eurocentrismo papal. Impacta, a la vez, que sea Jesuita, ya que nunca un Cardenal de esa congregación se ha sentado al mando de la Iglesia Católica. Además, es el primer Papa que utiliza como nombre Francisco. Según informa la Sede del Vaticano, se llamará “Francisco” y no “Francisco I”.

image_content_high_38281674_20130313153359Estudiante de química, filosofía y humanidades. La gente que conoce a Bergoglio, lo describe como una persona humilde, austera, casi cotidiana y, probablemente, este sea uno de los factores detonantes por los cuales hayan hecho ascender al argentino de una forma tan rápida en el escalafón episcopal. También es conocida su fuerte disconformidad con respecto al matrimonio homosexual, al aborto y su tensa relación con los dirigentes argentinos Néstor y Cristina Fernández de Kirchner al que le tildaron de “oposición”.

Lo que el pueblo católico espera del Papa Francisco es que reorganice la Curia Vaticana, que tan espesa se está haciendo para la Iglesia; amplíe la transparencia del la Santa Sede, pues en eso se fundamenta la verdadera cercanía con el pueblo y  que mejore las relaciones con el Islam y con los judíos.

No es nada fácil la situación que Jorge Mario Bergoglio tiene ante sí, para eso deberá trabajar con los mejores compañeros y tener al pueblo cristiano consigo. Ayer, en su primer discurso, dio muy buena imagen a todos aquellos que estuvimos viéndole atentamente. Pero muchos son los años que le quedan en esta profesión y pesada es la carga que ha de soportar. ¿Marcará un nuevo rumbo para la Iglesia?

 

 Fdo: Álvaro Navarro Sotillos

 

(Aquí os mando un discurso del nuevo Papa en la Asamblea Nacional de Cáritas Argentina en 2009, con el objetivo de ver realmente cómo es su persona).