BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare


Deja un comentario

Espejismo democrático en Egipto

Mientras leo en periódicos digitales y en las redes sociales las abrumadoras cifras de fallecidos caídos antes de ayer en las calles de El Cairo -además de aterrorizarme y aborrecer dicha catástrofe-, recuerdo un artículo que publiqué en esta revista digital -“Brain Storming News”- en noviembre del año pasado. Hablaba de la tregua, a mi parecer endeble, acordada entre israelíes y palestinos.

Además de escribir sobre este interminable contencioso, alabé la decisiva mediación egipcia en ella misma. Mursi puso mucho de su parte para que se hiciera posible. En aquel momento, la actuación en el exterior realizado por Mursi era respetable, pero en el plano interior era radicalmente distinto. Desde que subió al poder -por vía democrática, no hay que olvidarlo-, el presidente egipcio se dedicó a adueñarse de las Cámaras y Asambleas del país a base de “decretazos”. A causa de ello, se produjo un gran número de protestas por todo el país y cobró importancia simbólica la toma, por parte de los contrarios al Gobierno, de la Plaza de Tahrir. Luego, la policía trabajó en su desalojo utilizando gases lacrimógenos y demás herramientas nada pacíficas. Terminé el artículo preguntando “¿irá a más esta revuelta?”.

¿Iría a más aquella revuelta? Con cada paso que daba el presidente Mursi, el sueño de una democracia duradera en Egipto se iba disipando. Estaba claro que si este hombre seguía actuando de forma tan dictatorial y autoritaria, la situación interna acabaría muy mal. La población egipcia, no seguidores de los Hermanos Musulmanes, terminó hasta la coronilla del presidente y de su legitimidad para hacer lo que le viniese en gana con el país. Y como casi siempre acaba sucediendo, a cada cerdo le llega su San Martín, tópico que se recalca bien con el golpe de estado del pasado 30 de julio a manos del General Abdel Fatah al Sisi. Vamos, algo parecido a lo que pasó hace más de dos años en ese mismo lugar.

1376558347_899087_1376564532_album_normalSiento verdadera lástima por aquellas personas que fallecieron el pasado “miércoles de sangre” a manos de la policía y demás matones -he leído que francotiradores se apostaban en los tejados y empezaban a disparar a tocateja-. Me puedo imaginar la cara de todas aquellas personas que pensaban que, tras derrocar a Mubarak y pasar página dejando atrás décadas y décadas de dictaduras, creían haber obtenido al fin la democracia. Para ellos era un logro, fruto de la famosa Primavera árabe, del que se sentían tremendamente orgullosos. No les faltaba modelos a seguir para realizar una transición a la democracia de forma pacífica, como pueden ser la española en el 78 y la sudafricana en el 94.

En cambio, lo que ha conseguido la “democracia” egipcia hasta la fecha es dividir y rivalizar a la población entre sí. Con cada bofetada que el Gobierno de a los manifestantes, con cada mezquita o iglesia que se queme, con cada bala que vacíe de vida a un egipcio, más serán los motivos para que cualquier ciudadano, disgusto con el presente panorama, se levante dispuesto a empuñar un arma. Y así se forma el perfecto casus belli para una guerra civil que enfrentará a vecino contra vecino. No habrán ocurrido cosas así en nuestro país a lo largo de la historia…

Lo que sé de sobra es que la población tuvo la oportunidad de cambiar su devenir y empezar de cero, pero lo han desaprovechado. La única democracia que se le pasó por la cabeza fue en forma de espejismo, como le ocurre a un moribundo en pleno desierto, que corre sediento en busca de agua y no encuentra más que arena y un trozo disecado de palmera.

Álvaro Navarro Sotillos

Anuncios


Deja un comentario

Endeble tregua entre Gaza e Israel

Ya hace once días desde que se volvió a plasmar el odio mutuo que se tienen los países de Israel y Palestina, donde los misiles se imponían sobre el diálogo. Ahora, y es de agradecer, los dos países están en un estado de tregua. Si se puede llamar así.

Los conflictos entre ambos países duraron alrededor de 8 días y causaron la muerte de más de 150 palestinos y 5 israelíes. Con esta cifra uno puede ver la enorme diferencia que hay entre ambas naciones. A este número de fallecidos incluimos niños, madres, en definitiva: civiles. Y esto es lo peor del asunto.

La tregua se acordó el pasado miércoles por la tarde. Israel y Gaza pactaron no disparar ninguna bala más, aún así, no se acordó el permiso de tránsito de mercancías en la frontera de Gaza. Tras conocerse la noticia, los ciudadanos del muy limitado territorio de Gaza lo celebraron durante toda la noche.

La sorpresa llegó a occidente cuando nos enteramos que al día siguiente de la tregua un soldado israelí disparó en la cabeza a un palestino, añadiendo así otro nombre en la lista de fallecidos de esta semana. El Gobierno israelí excusa la muerte del civil explicando que quedó acordado entre ambos países, hace tiempo, que ha de haber una distancia mínima de  300 metros de separación entre cualquier ciudadano y la valla fronteriza. En cambio, la familia del fallecido asegura tener un campo de cultivo cerca de la valla y explican que tienen que acercarse hasta ese punto para trabajar su campo. Esta última aclaración se ve respaldada por los organismos de Naciones Unidas y diversas ONG ya que calculan que un 35% de los terrenos cultivables de Gaza están en dicha “área de seguridad”.

Esta última muerte volvió a acrecentar nuevamente las ansias de ambos países de continuar con el conflicto pero este no se produjo gracias a la innegable ayuda de EE.UU y , sobre todo, de Egipto.

El Egipto de Morsi ha sido clave para el fin de la violencia, momentánea, entre Israel y Gaza. Hasta los Estados Unidos de América han quedado maravillados al ver como Egipto tomaba el mando como mediador internacional en este aparatoso y imperecedero contencioso.  En el ámbito internacional parece haber muy poco que reprochar a Morsi, pero la cosa cambia cuando nos fijamos en el plano interno de su país.

No todo son flores para el actual presidente egipcio ya que, este mismo jueves, ha aumentado la indignación del país al aplicar su “decretazo”. Esta nueva medida consiste en una declaración constitucional por el cual se somete el poder judicial a la autoridad del presidente, poniéndole en la cúspide de la ley del país. Morsi ya controlaba el poder Ejecutivo, el poder Legislativo y la Asamblea Constituyente.

Estas medidas contribuyen únicamente a que Morsi se sujete a su cargo como máximo dirigente de este país durante mucho tiempo. Muchos ciudadanos tomaron la plaza de Tahrir en protesta del “decretazo” y tuvieron que verse con la policía que respondió a los manifestantes con gases lacrimógenos. El pueblo egipcio tiene miedo de verse gobernado por otro Mubarak. ¿Irá a más esta revuelta?

Fdo: Álvaro Navarro Sotillos