BrainStorming

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos". William Shakespeare


Deja un comentario

#YotambiénSoyVíctimaDelEI



Hace unos días, 21 cristianos coptos fueron decapitados por lo yihadistas del Estado Islámico. Su pecado: ser cristianos. Masacre, tragedia, desgracia… Son muchos los calificativos que se han utilizado en la prensa para describir este acto de unos cuantos, y cada vez más, locos integristas. Pero creo que ninguno de ellos da con la clave. Existen palabras, muchas palabras para explicar la fatalidad. El problema es que son tantas las atrocidades del EI que las palabras se agotan, pierden su valor. 


Muy pocos periódicos dedicaron su principal noticia de la portada a la muerte de los 21 coptos. ¿Por qué? ¿Nos estamos acostumbrando al terror del sunismo radical? ¿Egipto, al no ser Europa tiene menos importancia? Ante lo único que tengo que decir es que #YoSoyCopto o mejor dicho #YotambiénSoyVictimadelEI.



El EI es una escisión de Al qaeda. Es hijo de Al qaeda. Y el hijo ha hecho casi bueno al padre. Estamos ante una barbarie constante. Todos los días hay atentados. Las crucifixiones han sido recuperadas de la Edad Media. Se entierran vivos a los yasidíes. Se venden a mujeres y  a niños como si de cosas se tratasen. No se permite escuchar música en las casas. Las mujeres no pueden conducir ni recibir educación. Y si salen a la calle únicamente pueden mostrar su rostro. En definitiva la Sharia en toda regla. La ley islámica radical aplicada al pie de la letra.


No nos podemos acostumbrar ante el terror. La indiferencia no puede ganar. Es hora de tomar decisiones. El pacto antiterrorista fue un buen paso, pero hay que ir más allá. Es totalmente imprescindible actuar en estos territorios para ayudar a todas esas personas que sufren segundo a segundo las acciones de estos miserables. Y lar armas no son el único medio, crear una sociedad civil fuerte es imprescindible para labrar una democracia.


No nos olvidemos de ellos. Todos somos sus víctimas.